11/11/14

No hay en el mundo más que un segundo para desaparecer

poesía de la edición Gusano de Fuego
cinco poemitas 


Primavera

En primavera,
no se permite odiar,
sólo tirar libremente,
pensando en los aires que llegan desde el sur,
los bailes que se inventan jugando a no dormir,
la alegría fermentada en la última botella,
el par de líneas que el baño nos regaló,
el aroma de la niña que nunca llega,
de la muerte que por puta se quedó en el terminal,
por eso fuimos felices,
por eso en Cuenca no existe la primavera

(salvo cuando la llamamos 432 veces seguidas sin cerrar los ojos)

22/10/14

Donde perecemos como moscas a la miel

- anotaciones sobre el amor -




"La monogamia nos quiere limitadas, hurañas, asustadas, egoístas, divididas por pares, por dúos. Y todos los desastres amorosos que acumulamos en la mayoría de nuestras vidas, todas las veces que nos hemos desgarrado por amor, todas los amores que han acabado en batalla, todas las cicatrices que nos atraviesan son la prueba de que el sistema funciona bien y emborrona de miseria nuestro mayor potencial: la capacidad que tenemos, a pesar de todo, de amarnos." Brigitte Vasallo 



Escribiré a pedazos este texto, escribiré a mordidas, con más preguntas que certezas. All you need is love. Yo no nací para amar, nadie nació para mí. Haz el amor y no la guerra. Que se muera el amor.

Con los ojos de pestañas de palitos, crecimos creyendo que teníamos que enamorarnos, así que nos enamoramos, rompimos una y otra vez y nos volvimos a emocionar una y otra vez, nos enseñaron que el amor era absoluto y todopoderoso, que lo lograba todo, que no necesitábamos nada más y que para cada roto había un descosido.

29/9/14

Feminismo Rosa

- sobre el discurso de Enma Watson en la ONU-



La noticia sobre el discurso feminista de Enma Watson en la ONU me da mucha desconfianza, que se haga viral me da pena, y pues claro que hay feminismo de derecha, es aquel que lucha por el sufragio universal y que los chicos lleguen a ser tan sensibles como las chicas, es un feminismo que no incomoda, que se ajusta al lobby de cualquier gobierno y que es auspiciado por las ongs más revisionistas, por la inmoral ONU, retransmitida por CNN y toda la artillería mediática de MSN, no toca el tema del aborto, ni de la prostitución, ni de la transexualidad, ni del porno, ni de la patologización de lo diferente, ni de la clínica, ni del feminicidio, ni de la lucha de clases, ni nada que sea estructuralmente y para el sistema peligroso. Es el feminismo de la mujeres blancas y suquitas, es el feminismo rosa, es el feminismo de Enma Watson y la ONU, y en ese feminismo YO ME CAGO!.


15/9/14

Las cosas que yo ví

- o apuntes sobre eso que decía la Castor, el infierno es el Otro-


"No concibo la revolución bajo la forma viril de la lucha, de la transformación heroica. Para mí, la revolución es aquello que forma parte del dominio de lo posible, únicamente en los micro-actos. Esta forma de microrrevolución es posible. Después, la cuestión última es cómo permanecer vivo en este mundo de guerra total en el que vivimos. Necesitamos una nueva política de la experimentación y no únicamente aquella de la representación". 
Beatriz Preciado



Cuando cumplí trece años conocí a la angustia, al monstruo detrás de la garganta que en círculos apretados contra los huesos llegaba negro a la mitad del estómago; comencé a devorar libros, a grabar cassethes y cassethes con canciones infinitas, comencé a escribir, todo el día, cosas cursis, cosas super cursis, mis primeros escritos.

A los dieciséis la filosofía llegó a mi vida de la mano de mi profesor del colegio, me enamoré del socialismo, leía a Sartre y entre Cioran y Nietzsche, con los dos Ernestos de mi vida, quería cambiar el mundo.

Salía a los conciertos, con la boca y la nariz abierta para tragar ese aire que intuía libertad, me hice veinte agujeros en mi oreja, en mi ceja, en el ombligo, quería rebelarme, tal vez esa era una forma de rebelarse o por lo menos reclamar mi cuerpo para mí.

Me enamoré tres veces al día cada día, y seis veces al día me rompieron el corazón, lloraba sentada en el pasillo de la juventud más apasionada, más agresiva, más transgresora.

3/7/14

El cuerpo es herramienta antisistema


Esta iniciativa forma parte del taller de Transfeminismo Hacker, en Pornoterrorismo.com ( http://musicasvisibles.wordpress.com/2014/07/03/el-cuerpo-es-arma-de-lucha-feminista/y me gusta, me parece un buen ejercicio de escritura y también para pararnos a pensar un momento, qué tan lejos o qué tan cerca estamos de atacar juntas sin conocernos, y aprender a ver hacia una sola dirección,

Beatriz Preciado dice que la mujer debe dejar de ser el sujeto político del feminismo, para incluir a todos los cuerpos, rebelarse contra las ficciones políticas impuestas, contra el lenguaje del Señor Sistema. 

El cuerpo es herramienta antisistema, cuando dejamos de lado la teoría, y empezamos a habitar en él.

23/6/14

Manifiesto de la Euforia


Regresar, siempre regresar al hogar, que en mi caso ha sido ponerme a escribir, a tomar las palabras y amasarlas según el calor y el temblor de las manos, y esperar a que formen algo con significado, dejarlo leudar y ver como las pequeñas hijas de mi convulsionado, desafinado y frenético corazón toman vida propia.

Así que sí señores y señoras, en forma de manifiesto quisiera aclarar, que cerca de cumplir mis 32 años el agua que me ha traído aquí, con sus lluvias y sus mareas, me lleva a pensar, a saber que con mi corazón izquierdoso:





19/6/14

Post-porno para el pueblo!!

“Es sexy no ver ciertas barbaridades: megapenes, supertetas, penetraciones extremas, corridas imposibles, posturas de ciencia ficción, argumentos ridículos, ropa y decorados baratos… Evitando eso se construye un universo sensual e inteligente, apto para gente crítica”. Erika Lust

“(…) mientras que el momento farmacopornográfico es de sobreadicción, sobreconsumo, destrucción. Como si nos hubiéramos dado colectivamente las condiciones de nuestra propia destrucción y estuviéramos de acuerdo.“ Beatriz Preciado



Es inevitable que no hayas visto una porno. Que no te haya llamado la atención, que no tengas una historia que contar o que no hayas pactado un imaginario con respecto a los desnudos de la pornografía. La sola palabra retumba rimbombante, tiene peso propio, va más allá de la curiosidad adolescente y se activa en nuestro cuerpo nocturno, incendiario.

La discusión por el porno es viejita en los círculos feministas, pero como siempre en mi pequeña y querida ciudad es mejor no hablar de ciertas cosas como diría Sumo, y aunque mi abuelita vea porno, seguiré negando hasta el cansancio que el internet bien habido es que el que se destina para bajar "películas para adultos".