8/12/08

- o teoría sobre el fin del individualismo destructivo -

carta abierta desde la aldea al mundo
motivo principal aparente para hacer este blog: UNA PATADA A LAS CARICATURAS DE INTELECTUALES QUE SE PRETENDEN MEJOR QUE LOS DEMÁS

así inició todo, un poco de panfletos que he escrito por ahí, un poco de reflexiones y en fin.

a los veinte también me creía súblime y subliminal, la tristeza infinita dejaba sentirme especial, noches de leer a Blake, Pessoa, Sábato, Bukowsky, podía enorgullecerme de que mi depresión, mis abismos emocionales, me elevaban un poco más sobre la gente normal, así me vengaba en secreto de las nenas que siempre odié y que siempre me odiaron, así explicaba la incomprensión y esa morbosa contemplación-aceptación de mi tristeza fue convirtiendo la autodestrucción en una actitud en mi vida...



Comienzo así este post porque aunque no es un artículo político explícito, lo es por esencia, y porque hoy tuve ganas de abrirme y de explicar (les) me algunas cosas

Odio a los intelectualoides, porque no asumen un compromiso en verdad con lo que hacen, son simples copias de intelectuales, creen que por leer más libros son mejores que la gente, emiten generalidades sobre todo, se burlan de la cultura popular (a mi tampoco me gusta el regueton pero no puedo asumir que la gente que lo escucha es peor que mi persona)

Un día me cansé de todo, de creer que por marginarme me convertía en marginal, de creerme más especial que alguien, dicen por ahí que una cosa es la ignorancia por elección y otra por situación, tengo una disyuntiva con el arte, me empecé a distanciar de las ardientes abstracciones y me enamoré de los ardientes compromisos de mentes ardientes, me alejé de artistoides e intelectualoides, me acerqué a la gente; y bueno, las nenas... pues si se lo merecían y con violencia a darles por la cara, pero a marginarme por ellas NUNCA MÁS!!!

La lucha estaba aquí, por la gente frágil qué cómo yo sufrió el dolor del mundo, la explicación por cómo nos trata este sistema era más profundo, toda esa decadencia emocional, los abismos abriéndose en nuestros estómagos, las incertidumbres, la manos que tiemblan ansiosas, el hipersomnio, la depresión, eran resultado de un mundo consumista, ya lo dijo la Silvi y el Fromm que ahora las relaciones se establecían como simple intercambio de mercancias, y en eso, la reflexión, el estudio, la praxis diaria, la coherencia cotidiana, conocer el marxismo y asumir la lucha de clases como explicación suficiente y aliciente de este caos.

Así un día, aquel que me rompió el corazón, me gritó en una carta (a pesar de que no estaba con mayúsculas pero lo sabía) que dejara de leer a Sabato si tanto daño me hacía y que lea a Lenin, sé y con certeza que nunca renunciaría a Sabato, ni a reírme con un Woody Allen, pero he aprendido que es nuestra obligación también (por haber tenido los ojos abiertos ante esta gran injusticia donde vivimos) tener una actitud más consecuente y por lo tanto más valiente, dejar los golpes contra la pared y golpear fuerte contra la estructura del capitalismo.

Estamos aquí, estos somos, hay niños con los pelos sobre el ojo, reinas de belleza, hombres machistas y superfluos, reguetón sexista, pero son sólo instrumentos o resultados del sistema, el verdadero enemigo es más grande e inescrupoloso, el gran enemigo tiene a los niños con anemia, con desnutrición, a sus padres suicidándose por la falta de empleo, a gente en minas, en fábricas inhumanas, a ancianos durmiendo en la calle, a jóvenes violados sin empleo, sin esperanzas...

El verdero enemigo es grande, pero nuestras fuerzas más!!!, i como dice el camarada Ventimillo parafraseando a alguien más, "no tenemos nada más que perder que no sean las cadenas"... o algo así...


*stenciles hechos en suburbios, locazos, más en thegiant.org

2 comentarios:

Silvi dijo...

Rechanfle Gaba, este texto es... no sé, diría sublime pero creo que la palabra debe ser más fuerte, más desgarradora, catártica.

Me gustaron cada una de sus líneas por la honestidad lacerante con la que escribes, una honestidad tan frontal frente a la cotidiana hipocresía de todos los mortales, que deslumbra, lastima los ojos.

Quisiera escribir como tú.

un beso
s.

rayuelarcaica dijo...

Tuve que leer este texto un par de veces, la primera vez hace unas semanas y me parecio supremo, que bien es saber que en cuenca habia mas gente como yo, que sin entenderlo tratamos de encajar pero decidirnos quitarnos al verde que se trataba todo el vacio asunto. Asi que crecimos en nuestras vidas paralelas, viendonos socialemente pero detestandonos sin saber por que tampoco.
Que pena no haber sabido de tu existencia cuando tenia 16 y andaba perdida por ahi, caminando por el centro creyendo que la mia era la unica (in)existencia.

Un saludo grande y feliz anio!