24/10/12

¡Qué vuelvan los intelectuales!

- o como decía aquella pared, un pensamiento que se estanca es un pensamiento que se pudre - 


Por suerte yo no soy una intelectual. Y claro, podría ser justo lo contrario: ¡qué vergüenza  no soy una intelectual! pero creo que hoy en día ser un intelectual de verdad, bajo este sol, entre estas guerras, es un compromiso que a pocos les da ganas de tomar.

Siempre he escrito sencillamente, mezclando mis pesadillas personales con los sueños colectivos, manteniendo siempre pasión por la contracultura, la construcción en la calle, la reivindicación de la comunicación alternativa.

Contra el intelectualismo, dice el blog y eso es, contra el intelectualoide, ese remedocaricatura del intelectual, que se cree mejor que los demás porque escucha buena música, lee buenos libros, y escoge los mejores vinos y de quien se llenan los blogs con sus audaces burlas del común mortal.  Pero un intelectual de verdad, qué peso tiene hoy? cómo no convertirse en un tirano intelectualoide?


Dice Ramonet: "Un intelectual es un hombre o una mujer que aprovecha su fama, adquirida en los campos del arte o de la cultura, para movilizar a la opinión pública en favor de ideas que considere justas". Y entendemos también que es alguien cuyo trabajo es con su pensamiento.


 Con el tiempo, hay más intelectualoides que intelectuales, y los intelectuales no consiguen ser ese puente que necesitamos urgentemente, y es que si bien, en otra época el intelectual defendía los intereses universales, hoy pasado de moda el comunismo, el intelectual se ha convertido en mercancia de las universidades privadas, el más progre trabaja de asesor en cualquier ONG y el otro ha quedado de trabajador precario escribiendo en revistas sin paga.


La mayoría de intelectuales han nacido en hogares burgueses, por eso han tenido su acceso al conocimiento, y es más duro entonces, dejar el discurso de su status quo y defender otras ideas. Por otra parte los medios de comunicación nos han enseñado a desdeñar a los intelectuales, los tratamos de nerds, raros, y propugnamos tipos normales, arquetipos bobos, como Bush, o Lucio o Alvarito. Y los más jóvenes, en nuestro imaginario colectivo solemos despreciar la solemnidad del concepto pues parece contradecir el himno de la calle, del rock and roll y la libertad.



Con todito esto, creo que el papel del verdadero intelectual está en crisis, y estamos perdiendo así el importante papel de un análisis serio a las preguntas profundas, del acceso a un discurso dialéctico, lejos de una panfletaria mecánica. 

¡Qué vuelvan los intelectuales!, pero no los pagados, los que hablan de música y burdeles en la SoHo, de culturas urbanas en la Diners o de Economía en los noticieros de la mañana.  Intelectuales como Dalton, Neruda, Foucault, Sartre, comprometidos con el cambio estructural y no con simples temas de escritorio. Que pueda sacarle la lengua y pintarle una interrogante al Partido o a la Institución Pública, que argumente como Ramonet otro mundo posible, que coma en la mesa del pobre, participe en la huelga del estudiante, beba en el grupo de poesía, asista al concierto de rock.

¡Qué regrese el intelectual que rechaza ser mejor que los demás por hacer sesudos interpretaciones del mundo vacías del poder de transformación de las masas!. Pues un intelectual, es un pensador profesional, en el mejor sentido de la expresión,  y su misión es devolvernos la esperanza de manera inteligente, consciente, organizada y perfectible.

¡Que regrese el intelectual revolucionario! y que pase de moda el arte por el arte, la ecología por la ecología, el anticomunismo, y que la lucha por los derechos humanos sea la lucha por los derechos económicos y sociales.  



¡Qué vuelvan los intelectuales y nos inquieten! 

4 comentarios:

Kaworu kun dijo...

Me ha parecido interesante tu blog, más que nada por que no soy comunista, ni tampoco de derechas, odio los fanatismos por que ciegan la objetivida. Es un gusto leerte. Saludos.

Kaworu kun dijo...

Me ha gustado mucho tu blog, no soy comunista, tampoco soy de derechas, odio los fanatismos por que creo ciegan la objetividad. Pero es un gusto leerte. Saludos.

Kaworu kun dijo...

Disculpa si se mandó el comentario varias veces, borra los que sean necesarios, me acabo de dar cuenta que necesitan aprovación (libertad cof, cof), lo último es broma. Saludos.

NINNJA BOLTXEBIKE dijo...

gracias por leerme, siempre es un gusto recibir comentarios nuevos, ojalá puedas leer más artículos de mi blog. (puse moderación de comentarios por la cantidad de spam que llega y porque en un tiempo habían demasiados comentarios fascistas:) )