16/3/12

Manifiesto de las arañas

-o algo sobre la importancia de las palabras-

si digo
cama, piedra, arena, amor
con cuidado aunque la desbaratemos,
la lamamos, la violemos, le saquemos la puta,
pero siempre acurrucada
sublime
bajo el vientre.
(sobre las palabras en Poemas desde el Mar)




De esta computadora vieja, tomé las teclas y las pegué a mis dedos, no quiero que escape nada de lo que mi cuerpo apenas canta,

dicen que el papel lo aguanta todo, y un día desperezándonos descubrimos que las palabras son como pequeñas arañas recogiendo de nuestras venas el antiguo sol que baja desde nuestra cabeza,

pero también hay ladrones de arañas, las ponen entre sus podridas dentaduras y prueban a repetirlas y a repetirlas, hasta que la araña ha perdido el sentido y cae muerta bajo los pies de algún ingenuo sin diccionario.



Cada vez escribo menos seguido, pasé por dos depresiones serias, problemas médicos, tristeza y separación de mi organización política.

Levantarme y recobrar los hilos que sujetan al mundo por poquito, que unen al mundo del absurdo y sus guerras, con el mundo de la esperanza, sus resistencias que dan vueltas hasta el final de los días en un sólo minuto,

sonrío ante los Ocupados, los Indignados, los rebeldes en todo el mundo y me cabreo con las democracias de papel que quieren imponer en  Siria, que siguen imponiendo en los países vecinos, que gana la batalla en los cuerpos y en las mentes de nuestros adolescentes,


pero es que las palabras bailan sin necesidad de ser queridas, son subestimadas por los más estudiados que las tratan como hermosos adornos de su inteligencia, y se encariña con la gente que la dice desde su simpleza cotidiana y su máxima coherencia,

este tiempo en el que cambió todo o casi todo en mi vida, me di cuenta que debía alejarme un poco de esas arañas, porque ya no tenían que decir, o tristemente cierto, ya no querían decir nada, pues significados, significantes, como nos enseñaron en el colegio no eran nada para mí, deshaciéndome en los objetos como el Roquetín de La Naúsea.

Te llenas la boca con palabras: pueblo, proceso, solidaridad, y en tu vida real esas palabras son comodines para dejar de pensar, analizar, y se convierten en alucinaciones tristes, y trasnochadas.

Que alguien se diga comunista, no significa que lo sea, porque no comprende lo más básico de la construcción de una nueva sociedad, de la destrucción de clases, que es romper con los prejuicios, las actitudes posesivas, egoístas, cerradas, huecas, no quedarnos en frases sino en acciones de unidad, de comunidad, de profundización de los cambios, utilizando en dosis justas y buenas a a las arañas.
que alguien diga que te ama, se demuestra en el abrazo profundo en un tiempo cagado, una compañía en los días donde llueve más, quisiera decir, que el amor es la acción incondicional del abrigo necesario,

y el papel lo aguanta todo, ciertito es, pero mis arañas me extrañaban, porque por más que finjo tener la razón, no la tengo, tengo palabras, con las que trato de seguir entendiendo un mundo que aún no le da la patada final al asqueroso capitalismo,


que mis arañas siguen llenando las paredes de mi casa con esas tristezas que a estas alturas, las quiero mucho, siempre que no se porten tan putísimas como cuando despiertan al monstruo.


No creo en la minería como solución a problemas económicos ni estructurales de una comunidad, pero tampoco en una derecha ecologista que juega con las palabras de la tierra,

y con una humildad que se vuelve a descubrir después de un tiempo, de aprender, de presumir del saber, y luego de desaprender, sigo esperando a ver qué dice Correa, como desde la primera vez que lo vi en Quito y algo nos dijo parecido a dinosaurios, en fin, hoy es bastante lo que he escrito, y espero volver a hacerlo, y hacerlo más político, quiero volver a mí,

ahora que los fantasmas se han ido, de que no debo nada a nadie, y de que no me da miedo ser comunista y sentirme sola.
 

11 comentarios:

Julio Amendaño dijo...

belleza Gaba.... bacan leerte, siempre es un placer leerte...

NINNJA BOLTXEBIKE dijo...

gracias guambra loco por leerme siempre, pero opine no más, más!, saludos!.

Gab dijo...

excelente gaby!!!coincido totalmente contigo...

Gab dijo...

excelente gaby!!! coincido tatalmente con vos!!!

Gab dijo...

"que alguien se diga comunista, no significa que lo sea, porque no comprende lo más básico de la construcción de una nueva sociedad, de la destrucción de clases sin quedarnos en frases sino en acciones de unidad y profundización de los cambios."

me encanto!

Silvana Tapia dijo...

Gaba, siempre me gusta volver a tu blog. No puedo decir mucho, tengo un nudo en la garganta. Pero cuando escribes creas belleza, ya quisiera yo tener ese potencial.

DaviXo dijo...

y algo en las tripas se mueve al leerte... algo en tus tripas se habrá movido al escribirlo. Maldita, lo tuyo tiene corazón, lo mío tripas nomás. Te quiero mucho amiga

Silvi dijo...

Gaba, tengo como un nudo en la garganta luego de leerte, siempre me gusta volver a tu blog y encontrar tanta belleza. Ya quisiera tener yo ese potencial creador... me acordé también de unos días oscuros que me tocó vivir cuando tuve depresión posparto, y como te imaginarás, entiendo muy bien de lo que hablas.
Cuídate por favor.

NINNJA BOLTXEBIKE dijo...

gracias Silvi y gracias Davicho, bacanes palabras de bacanes escritores, espero que las arañas sonrían para todos y nos exijan la franqueza necesaria para ser más fuertes, abrazos!.

NINNJA BOLTXEBIKE dijo...

gracias Gab, gracias por leerme, volverás :)

gabriela dijo...

comparto tus arañas, siempre roja i profunda,,, por cierto no estamos solas...